En el evento Technori Pitch que se realizó en Chicago, Dag Kittlaus, uno de los co-fundadores y creadores de Siri, dijo que Steve Jobs no estaba contento con el nombre del servicio de reconocimiento de voz que se convirtió en la función principal del iPhone 4S.

Durante una presentación sobre la puesta en marcha de la cultura y el espíritu empresarial, Kittlaus explicó que en Noruega, Siri nombre significa “hermosa mujer que te conduce a la victoria.” Cuando Apple compró Siri por 200 millones de dólares en abril de 2010, Kittlaus tuvo que convencer a Jobs de que el nombre debía permanecer. Según Kittlaus, Jobs nunca quedó demasiado convencido, aunque tampoco pudo encontrar un nombre que le gustase más y, por lo tanto, Siri se mantuvo.

Ahora, el nombre se ha convertido casi en sinónimo de interacción de la voz, con la tecnología utilizada como punto de referencia para otros servicios para tratar de igualarlo. Kittlaus dejó Apple en octubre del año pasado, pero la elección de su nombre se ha convertido firmemente como una de las marcas características de Apple.

Esta historia de Siri me recuerda a la de Nike. La famosa firma de indumentaria y calzado deportivo que tomó su nombre de la diosa griega de la victoria, estaba buscando un logo para su firma hacia 1971. Una estudiante de diseño llamada Carolyn Davidson de la Universidad Estatal de Portland, elaboró el logotipo de la marca (denominado “Swoosh”) basado en las alas de la diosa griega. Sin embargo, Knight no estaba demasiado conforme con el mismo y dijo: “Bueno, no me encanta, tal vez en el futuro encontremos algo mejor”.

En aquel momento a Carolyn le pagaron 35 dólares por su trabajo, mientras que actualmente se estima que la marca Nike tiene un valor cercano a los 15.000 millones de dólares. Vaya si sacaron provecho…

Via: The Verge