Ser o no ser” decía Shakespeare allá por el 1600, anticipándose a las tribulaciones a las que serían sometidos los usuarios modernos de Smartphones en el siglo XXI a la hora de elegir si ponerle carcasas o no a sus teléfonos. Bueno, quizás no se refería a eso, pero la cita es verdaderamente hermosa y nos pone en contexto de un debate que suma adeptos de cada lado y que nos pone en la decisión si cubrir o no nuestro Android con razones concretas en ambos casos.

CARCASAS SÍ

Kevlar

PROTECCIÓN

El Samsung Galaxy S6 Active es uno de esos teléfono que parecen salidos del Call of Duty

La primera de las razones que parecen decantarse por lógica propia es la protección de nuestro dispositivo; las carcasas, en la mayoría de los casos, están diseñadas para absorber el impacto de caídas o golpes separando la pantalla de la superficie de contacto y añadiendo volumen en los marcos y esquinas. Y si bien ninguna carcasa es completamente segura, la protección añadida es más que bienvenida sobre todo para aquellos que tenemos manos resbalosas o cuando estamos sosteniendo un dispositivo grande o incómodo.

Si lo analizamos bien, el riesgo de romper nuestro dispositivo con una carcasa sigue existiendo, pero las posibilidades de que eso suceda decrecen y si tenemos uno de esos teléfonos frágiles al mejor estilo Nexus 4 tener una se convertirá en una de las primeras cosas que debamos hacer ni bien lo saquemos de su caja. También tenemos el otro extremo, aquellas carcasas de Kevlar como si de un chaleco anti balas se tratase, que amplían claramente el tamaño del dispositivo y lo convierten más en un teléfono de combate que en otra cosa.

El riesgo de romper nuestro dispositivo con una carcasa sigue existiendo, pero las posibilidades de que eso suceda decrecen considerablemente

medium_e799a-Gala-gala-MSC-I9500-44A-3D-Despicable-Me-2-Minions-Soft-Silicone-Case-for-Samsung-Galaxy-S4

ESTÉTICA

Todos sabemos que una de las principales características de Android, a comparación de sus rivales, es su capacidad de personalización de la experiencia de usuario; desde launchers y paquetes de íconos hasta temas y roms personalizadas, tenemos la posibilidad de modificar la manera en la que se ve y funciona nuestro dispositivo a nuestro gusto. Esta vorágine por separar nuestro teléfono del vecino se traslada a la estética, y una de las formas más fáciles de hacerlo es mediante las carcasas: ya sea por un mero cambio en el color como así también en la forma, las carcasas hoy en día vienen con gran cantidad de modelos y aditamentos que harán que nuestro teléfono parezca completamente distinto.

¿No hay un límite para todo?
¿No hay un límite para todo?

Bob esponja, los Minions, Batman, Miley Cyrus, hay para todos los gustos y edades, y si nuestro dispositivo es de esos populares la oferta será aún mayor. Incluso hay carcasas con formas extrañas como de botellas, pezones femeninos, radios, orejas, patas de pollo. Vale, que se van un poco fuera de contexto ya, ¿verdad?.

Lo cierto es que la estética es algo muy importante, y los mismos fabricantes de Smartphones han dado cuenta de esto siendo Moto Maker el caso más destacado ya que es la propia compañía la que nos deja seleccionar los colores de los Moto X y ahora también Moto G. En los casos de los modelos anteiores, Motorola brinda los famosos Shells, que no son más que la carcasa trasera de distintos colores dando cuenta de esta necesidad intrínseca de la raza humana de cambiar para no aburrirse.

CARCASAS NO

Aquí las razones parecen más vinculadas a las decisiones estéticas y de filosofía de uso del dispositivo más que otra cosa, pero hay razones muy válidas para no usar carcasas en nuestro teléfono.

Los materiales de las fundas rara vez son tan bonitos como los del teléfono
Los materiales de las carcasas rara vez son tan bonitos como los del teléfono

TAMAÑO & PESO AÑADIDO

Si te compraste tu Smartphone por su bonito diseño, calidad de construcción o su comodidad de uso una funda no le va a venir nada bien. Piénsenlo un momento, te compras un Samsung Galaxy S6 de 600 dólares, con su hermosa construcción metálica y un diseño soberbio sólo para ponerle encima una funda de plástico que en el mejor de los casos saldrá 40 dólares cuyos materiales no se sentirán tan bien en la mano. O sea, la cuenta es la siguiente, pagas 600 por su funcionamiento pero sólo 40 por su sensación en la mano, la verdad que no es bueno el resultado.

Si te compraste tu Smartphone por su bonito diseño, calidad de construcción o su comodidad de uso una funda no le va a venir nada bien

Cuanto más seguras son, más complicado de manejar es el dispositivo
Cuanto más seguras son, más complicado de manejar es el dispositivo

MANEJO DEL DISPOSITIVO

Algunos usuarios compran su smartphone por su comodidad de uso, como el Motorola Moto X primera generación, cuyo tamaño diminuto hacía que se pudiese usar tranquilamente con una mano, algo que se complica al aplicarle una funda. O la línea Compact de los Sony Xperia, que traen prestaciones altas a smartphones de tamaño reducido, cosa que con una funda dejan de serlo en gran medida.

Incluso, dependiendo de las carcasas , puede conllevar un riesgo en sí mismas si el tamaño y peso se modifican mucho ya que pueden llevar a tener más caídas por la torpeza que nos generan al sostenerlas en la mano. Habida cuenta de esto dan las carcasas de silicona, que si bien ahora están mucho más pulidas en cuanto a diseño y calidad de materiales, muchas veces se nos enganchan en el pantalón generando mayores caídas que si el dispositivo no tuviese nada.

Si te gusta cómo está construido tu Smartphone, o simplemente no quieres más tamaño del que ya trae claramente vas a querer alejarte de las carcasas . Usuarios reconocidos dentro del mundo Android como el YouTuber MKBHD siguen esta corriente de pensamiento, y si quieren personalizar su dispositivo lo mandan a hacer un trabajo de pintura pero con los mismos materiales de fábrica y no le añaden tamaño ni peso.

Cierto es que si no vas a usar funda en tu teléfono tendrás que ser muy cuidadoso que no se te caiga (en el caso que te importe), de no apoyarlo en superficies rugosas y de tratarlo siempre con cariño y cuidado, cosa que no todos hacen. Pero esto se trata de cómo usas tu smartphone, si lo llevas siempre en el bolsillo, la cartera o si lo dejas por ahí tirado.

murphy-tostada

LA LEY DE MURPHY

Este apartado no es menor ya que la he vivido en carne propia. Si mi caso sirve de algo es para dar cuenta que esta infalible ley se aplica con total rigurosidad a aquellos que estamos en el medio del debate y queremos complacer ambas necesidades.

El primero fue un Samsung Galaxy S3 (bonito y formidable dispositivos si los hay), el cual usaba con funda todos los días hasta que decidí quitársela sólo para ver como se estrellaba contra una de las máquinas del gimnasio. Entre la vergüenza y la tristeza, me quedó como saldo una pantalla astillada.

Ahora, como usuario de un flamante Motorola Moto X, sabiendo de su hermosa calidad de construcción y diseño, pero también de su latente fragilidad, decidí comprarle una funda y usarla por un tiempo. Pero claro, como la ley indica, “si algo puede salir mal, SALDRÁ MAL”, y un buen día decidí soltarle el collar de protección a mi dispositivo sólo para verlo volar de mi mano a los pocos minutos, salteando unos cuantos latidos de mi corazón hasta ver que el mismo seguía de una pieza.

Si bien no se dañó mucho, una cicatriz en su costado me recuerda esta caída y me hizo decantar por dejar de usar carcasas. Sí, así como lo escucharon, tras una caída dejé de usar carcasas.

“Si algo puede salir mal, SALDRÁ MAL”

Nunca antes se me había resbalado y el accidente se dio por la diferencia en la rugosidad de la superficie de la funda con respecto al teléfono, y como decidí disfrutar de sus materiales de construcción y delgadez de diseño su funda quedó a un costado, reservada sólo para ocasiones en donde se que no podré tener mucho cuidado con el mismo. A fin de cuentas la ley de Murphy se hará cargo de ajusticiarnos tarde o temprano.

Las caídas de los smarpthones, juguetes preciados y costosos si los hay, son todo un tema y de hecho han habido pruebas y vídeos de todo tipo que les dejaré más abajo para que vean formando casi un género de culto, los drop-test. Claro que siempre es más lindo si el teléfono que se cae no es el nuestro, ¿verdad?

Pero me interesa saber vuestra opinión, ¿Usan carcasas en su dispositivo? ¿Han tenido caídas de las que lamentarse? Dejen sus experiencias en los comentarios

Completen la encuesta más abajo y compartan sus resultados en las redes sociales.

  • Jeremy Torres Martínez

    Yo sí uso carcasa porque hay veces que se me ha caído el celular por accidente, y la verdad ayuda mucho, la otra vez que no tenía carcasa, recién comprado mi celular se cayó y dejó de funcionar la pantalla.

    • LiquidaThemes

      Es la bendita ley de Murphy! una vez le quitas la carcasa salen volando cual pájaro enjaulado. Lo lamento por tu teléfono y gracias por tu comentario.
      Saludos, AZ!