E21DNW Sign of the NOKIA store in Helsinki. Image shot 07/2011. Exact date unknown.

¡Y despertó el gigante! Nokia empieza su retorno fuerte y qué mejor manera que con una demanda para ir cogiendo sitio.

La marca finlandesa lleva mucho tiempo en la sombra y ahora que quiere retornar con todas las de la ley (nunca mejor dicho), ha decidido empezar a reclamar lo que es suyo poco antes de su aparición estelar de 2017.

Nokia anuncia hoy la demanda interpuesta a los de Cupertino por un montante de 32 patentes infringidas, nada menos.

El señor  Ikka Rahnasto, responsable del departamento de patentes de Nokia, declaró en un mensaje dirigido a los medios:

“A través de nuestra inversión en investigación y desarrollo, Nokia ha creado o ha contribuido a muchas de las tecnologías fundamentales utilizadas en los dispositivos móviles de hoy, incluidos los de Apple”

La demanda se centra inicialmente en Estados Unidos y Alemania. En concreto, los abogados del fabricante nórdico presentaron la documentación que la conforma en el tribunal provincial de Dusseldorf y Munich, por parte de germana, y en el correspondiente al distrito oeste de Texas en EEUU.

Tim Cook tiene un regalo más bajo el árbol, cortesía de Nokia

Las 32 patentes pertenecen a interfaz de usuario, software, antenas, procesadores y codificación de video. No es cosa de poco, algunas hacen referencia a partes funcionales muy básicas de un smartphone y son dificilmente salvables. Otras incluso podrían chocar con demandas de Apple a otros fabricantes anteriormente.

Nokia
Tim Cook

Samsung pagó el año pasado la friolera de 900 millones de dólares en sentencia por una demanda de patentes de Apple, aunque posteriormente se vio reducida en 500 milllones y “solo” tuvo que pagar 400 gracias a su recurso.

No es la primera vez

Ni la última desde luego, pero Apple ya tuvo que pagar 25 millones de dólares en conceptos de violación de patente este mismo año por una patente usada por Siri.

Desde luego se pone interesante el panorama de cara a 2017, la vuelta de Nokia, la demanda de Apple y un iPhone 8 y Galaxy S8 que apuntan a lo más alto nunca visto, veremos en qué se queda.