E21DNW Sign of the NOKIA store in Helsinki. Image shot 07/2011. Exact date unknown.

Esto se anima y mucho, parece que los finlandeses tienen claro que necesitan romper el MWC de Barcelona y piensan hacerlo con el Nokia P1.

Si recordáis que hace solo unos días os contábamos lo referente a Nokia 6 y Nokia 8, este último resultó ser un temrinal prototipo de Qualcomm que poco tenía que ver con un terminal definitivo de la marca nórdica.

Te interesa | Nokia 6 y 8, ¡ahora sí que sí está de vuelta!
Sin embargo, parece que ahora sí conocemos el buque insignia que Nokia presentará en el MWC, y es que entrar en Android con un gama media con grandes pretensiones y un gama alta que apunta alto, es entrar por la puerta grande.

Nokia P1 es la lección aprendida

Nokia pagó cara la timidez cuando empezó a coquetear con el sistema Android. ¿Recordáis el Nokia X? Un terminal de gama ultra baja sin Play Store, con una estética Windows Phone de gama muy baja que funcionaba sobre Android, pero que nada o poco tenía que ver con la experiencia propia del sistema del robot verde.

Nokia 6 y P1 es una lección aprendida y un golpe en la mesa que parece gritar “aquí estoy yo”.

Grandes características, grandes precios

¿Habías olvidado que Nokia significaban terminales muy buenos pero muy caros? Haciendo un rápido repaso tenemos un terminal con Sanpdragon 835, 6GB de RAM LPDDR4, 64 o 128GB de almacenamiento interno, pantalla 2k de 5,3″ y una cámara de 22,6mp firmada por Carl Zeiss.

Nokia P1
Nokia P1

¿Los precios? agárrate a la silla, 800 dólares para la versión de 64GB y 950 dólares para la de 128GB. Sin duda abultados, pero denota la confianza puesta en una acogida positiva en el mercado.

Y ya tienen el champán en la nevera

Pero es que no es para menos, ya que Nokia 6 ha conseguido superar el millón de reservas solo en China y que desglosando más aun, 250.000 fueron las primeras 24h.

Unos números con los que hay que ser cautos, ya que el fracasado Nokia X también consiguió un millón de reservas, solo que era un terminal mucho más económico.

Parece que el viento comienza a soplar la vela de Nokia, y a falta de probarlos los conjuntos parecen smartphones muy equilibrados, aunque el precio rompa un poco dicho equilibrio.