Es cada vez más frecuente que oigamos hablar de algunos problemas de seguridad en Android. No vamos a negar que se hayan cometido errores en el diseño del sistema, pero estos se han ido resolviendo en las nuevas versiones. La mayoría de las veces, pero, el origen de los fallos de seguridad se debe a troyanos o apps maliciosas, y es importante entender que si una app ha llegado a nuestro dispositivo, probablemente es que la hemos instalado nosotros mismos.

Deberíamos ser conscientes que la última palabra al instalar apps la tiene el usuario, y que debemos comprobar algunas cosas antes de aceptar la instalación de un programa desconocido. Especialmente si tenemos roteado el dispositivo y si estas aplicaciones provienen de mercados no oficiales. Será importante fijarse en los comentarios de los usuarios y ver la cantidad de descargas que ha generado. Pero… ¿Vamos a descartar una buena app por tener pocas descargas? Por supuesto que no, pero una aplicación menos conocida debería hacer que nos fijarnos un poco más en los permisos que requerirá. Al final, y en última instancia, lo mas importante será observar los permisos que va a requerir la aplicación para instalarse.

Cuando instalamos, ya sea desde un market o manualmente desde el explorador de archivos, simepre se muestra la ventana de confirmación con la lista de permisos que requiere la app.

Permisos al instalar una aplicación

Para los usuarios que tenemos el dispositivo roteado, cobra especial importancia la precaución, si al ejecutar una aplicación, en algún momento nos pide permisos para actuar como root, deberíamos negarselo si no teniamos conocimento de que fuera a necesitarlo y el objeto de la aplicción, por su naturaleza, no lo requiere.