Se ha dado ya un veredicto contrario a Samsung en el juicio que durante tanto tiempo ha enfrentado a Apple con la compañía coreana. El resultado ha sido demoledor, y Samsung tendrá que pagar 1051 Millones de dolares a la compañía Estadounidense por infracción de patentes en la mayoría de sus dispositivos y estos tendrán que ser retirados del mercado en Estados Unidos.

La lista de patentes por las que se debatía es enorme, y el jurado ha tenido que analizar uno por uno todos los dispositivos. Algunas de las patentes resultan algo absurdas desde mi punto de vista, ya que si entiendo que es lógico que se patente el software para proteger algoritmos elaborados, no resulta tan obvio que se pueda patentar determinados conceptos como el pinch zoom (zoom mediante dos dedos) o el tap zoom así como muchas otras. Tal como se muestra en la imagen, incluso se ha patentado el uso de los iconos con esquinas redondeadas o el hecho de que se pueda escuchar música mientras se realizan otras tareas en el dispositivo. No todos los dispositivos de Samsung se ven afectados, pero son muy pocos los que se salvan.

¿Cual va a ser el siguiente paso de Apple? Si ahora se sienten fuertes y con confianza parece plausible que vayan a demandar con los mismos argumentos a otros competidores como HTC, Sony o LG e incluso el mismo Android, como sistema puede verse gravemente afectado. De hecho, si lo pensamos detenidamente, con estas patentes en la mano, Apple podría demanda prácticamente a cualquier desarrollador de software para dispositivos táctiles por grande o pequeño que fuera, si se lo propusiera.

Aunque este ya es un veredicto firme, seguramente pasará algún tiempo todavía antes de que se de por cerrado el tema pues no cabe deud